El Concejo analiza un presupuesto austero y sin grandes expectativas

0

Desde el pasado miércoles, el Concejo en pleno, incluyendo a los ediles que asumirán a partir del próximo 10 de diciembre, se encuentra analizando el proyecto de Presupuesto para el ejercicio 2020, que prevé un movimiento económico superior a los 850 millones de pesos.

De acuerdo con lo señalado por la subsecretaria de Hacienda y Finanzas, Magalí Díaz, se han priorizado objetivos de austeridad y prudencia, evitando volcar en esta proyección acciones cuya implementación puedan generar incertidumbres, habida cuenta de la inestabilidad de la macroeconomía y los cambios de gestiones que se darán tanto a nivel nacional como provincial.

“Es muy difícil presupuestar en este contexto tan incierto, por lo que fuimos muy precavidos, austeros y controladores”, destacó la funcionaria y resaltó que “no tenemos grandes expectativas: veremos con qué nos encontramos para luego ir gestionando los programas que aparezcan”.

Entre las principales variables que se han observado, el Ejecutivo prevé una inflación del 35 % y similar incremento en concepto de salarios. También se tuvo en cuenta un tipo de cambio promedio de $75 por dólar, aunque este indicador solo sirve para evaluar ciertos costos que están dolarizados de hecho – combustibles, repuestos para maquinarias e insumos informáticos-, ya que no existen otros compromisos asumidos en moneda extranjera.

Para el próximo ejercicio, el Ejecutivo ha moderado las expectativas de inversión por financiamiento externo ya que considera que el 73 % de los ingresos estará dado por recursos propios -generados por recaudación de tributos locales-,  y coparticipación directa. Solo el 18 % estará reservado a fondos de capital, a partir de programas nacionales o provinciales que ya se tienen asegurados, cifra significativamente menor a la manejada en los últimos años.

Entre las principales obras planificadas se piensa continuar con el plan de reconstrucción del pavimento urbano, completar la ejecución de cordón cuenta, ampliar la red cloacal a través del financiamiento del ENHOSA -en gestión desde hace varios años- y construir la nueva dependencia policial.

En cuanto a recursos humanos, el municipio estima que consumirá un gasto cercano al 56 % del presupuesto (420  millones de pesos) y aprovechará cierto ahorro que pueda generar el cambio de estructura del nuevo organigrama. No obstante, habrá que contemplar el movimiento de las cuentas destinadas a la contratación de servicios de terceros para tener una mayor precisión sobre la incidencia del gasto de personal en las cuentas públicas locales.

Al finalizar este año, según lo previsto, el municipio dejará un pasivo en concepto de deuda flotante con proveedores cercano a los 25 millones pesos, obligaciones que deberán ser canceladas en el próximo ejercicio.

A priori, la oposición no pondría demasiados reparos para convalidar el proyecto del oficialismo, siempre que se mantengan constantes las partidas destinadas a la promoción social y el fomento productivo.

Comentá con tu usuario de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here