El municipio ofrece un paquete de medidas para aliviar la carga de los contribuyentes

0
Publicidad



El Concejo municipal aprobó un par de propuestas emanadas desde el Departamento Ejecutivo tendientes a reducir la presión tributaria de aquellos sectores productivos más perjudicados por las restricciones impuestas durante la pandemia de coronavirus y permitir que los contribuyentes puedan regularizar sus compromisos con el fisco local.

El primero de los casos beneficia a los titulares de actividades y servicios que debieron cerrar sus puertas temporalmente, entre el 22 de septiembre y el 5 de octubre, eximiéndolos del pago del Derecho de Registro e Inspección y tasas municipales que vencían durante este mes. La medida alcanza a locales gastronómicos, hoteleros, gimnasios y academias artísticas, entre otros.

El segundo proyecto refiere a un régimen especial para regularizar tributos municipales, en concordancia con las políticas implementadas a nivel provincial.

Publicidad

La medida prevé un descuento del 70 % sobre los intereses de las deudas para aquellos contribuyentes que decidan cancelar sus obligaciones de contado. O bien adherirse a planes de pago de 6, 12, 24 y 36 cuotas, con tasas de financiamiento muy convenientes según la modalidad elegida. En los planes se podrán incluir obligaciones municipales vencidas al 31 de julio 2020 y la adhesión a la moratoria vencerá en diciembre próximo.

Pero por otro lado, se estableció un beneficio especial para todos los contribuyentes que hayan mantenido un cumplimento ejemplar: Quien no registre deuda de Tasa General de Inmuebles Urbanos, Suburbanos, Rural o Industrial, obtendrá un descuento del 10% sobre esos tributos, el que se hará efectivo en el último trimestre de 2020 y el primero de 2021.

“En estas épocas tenemos que acompañar a los vecinos, pero también  estar atentos al balance municipal para poder cumplir con las obras  y servicios del Estado”, señaló el concejal Leandro Lamberti en alusión a ambas iniciativas.

En el mismo sentido, el edil oficialista señaló que “Sunchales sigue siendo una ciudad que funciona prácticamente normal y eso se explica en el comportamiento de los contribuyentes, que fue mejor de lo previsto”. Y resaltó que a nivel de DREI, el 65 % es aportado por cuatro o cinco grandes empresas que mantuvieron un nivel constante de facturación, aún durante la pandemia. “Esto permitió sostener buena parte de la recaudación para afrontar los principales compromisos estatales, como sueldos y cargas sociales”, explicó.

“En cambio, donde sí se advierten dificultades, es en todo lo relacionado con aportes provinciales y nacionales. En estos tiempos no se puede contar con una previsión de coparticipación estable, como así tampoco esperar otras opciones de financiamiento y asistencias oficiales”, señaló Lamberti.

Y aclaró: “Estos problemas no solo se observan en cuanto al flujo de aportes. Hay muchas oficinas de la administración pública que están paralizadas y eso dificulta la gestión de expedientes y proyectos que estaban en carpeta”.

Suspenden beneficio de retiro voluntario para empleados

Lamberti explicó los fundamentos por los que el Concejo suspendió hasta fin de año la posibilidad de adherirse al programa de retiro voluntario dispuesto para el personal de planta municipal que reúne ciertas condiciones y señaló que “hace rato veníamos analizando esta normativa, ya que ha transcurrido un tiempo prudencial para evaluar su impacto”.

La Ordenanza del año 2011 dispone que los agentes con más de 55 años pueden aprovechar este beneficio. Mientras tanto, el Estado municipal continúa abonando sus haberes hasta que obtengan la jubilación regular, a los 65 años los hombres y a los 60 las mujeres. Según estimaciones, el municipio destina anualmente unos 20 millones de pesos para cubrir estos beneficios  ya que son numerosos los agentes alcanzados por la normativa.

“Entendemos que es momento para analizarlo. Además se dieron algunos casos particulares que merecían un estudio especial. El Concejo, que integra la comisión de aprobación, pidió hacer un análisis y una proyección de los casos que puedan ocurrir en los próximos años, como así también la necesidad de reemplazar a ese personal”, indicó Lamberti.

“Hay situaciones que veíamos marcando, como por ejemplo la edad para el retiro, que es la misma para hombres y mujeres. En una revisión de la norma vamos a establecer que serán los últimos cinco años antes de que obtengan la jubilación”, aclaró.  

Además, lamentó la pérdida de un importante capital humano, con amplia experiencia para desempeñarse en puestos claves de la administración pública o en jefaturas de áreas de servicios, cuyo reemplazo no fue debidamente previsto.

Y anticipó que se conformará una comisión especial, con el ejecutivo y el gremio, para mejorar la Ordenanza. “Debemos beneficiar en primera instancia a la comunidad y luego a los empleados”, sentenció.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here