Instituciones unidas para convertir residuos en recursos

0
Publicidad


Reciclaton es un proyecto impulsado por el “El Puente Lab” destinado a gestionar los residuos sólidos urbanos a través de una red conformada con varias organizaciones de la ciudad, algunas de las cuales ya venían trabajando individualmente ciertas iniciativas.

“La idea es reunir a las instituciones en un trabajo colaborativo y cooperativo, y extender capacitaciones hacia la comunidad para generar conciencia ambiental”, explicó el coordinador del Centro de Estudios del PDP, Andrés Chiappero. El acuerdo entre las entidades permite optimizar la logística, el acopio y la compra de materiales, además de gestionar subsidios oficiales que puedan financiar los proyectos. “El Puente actúa como un moderador y coordinador de estas opciones”, señaló.

En esta primera etapa, Reciclaton articula el trabajo de cinco entidades: “Amigo Fiel”, que recolecta latas de aluminio; la Escuela de Futbol Infantil del Cicles Club, dedicada a recuperar botellas plásticas de todo tipo; “Alas para la Vida”, que junta tapitas plásticas; y el Centro de Día “El Faro” conjuntamente con la Escuela Juan B. V. Mitri, que apuntan a un programa de ecobotellas. También se está trabajando con la “Casa del Niño” para sumar el reciclado de papeles y cartón.

Publicidad

Cada entidad define sus metodologías de recolección y acopio, aunque en algunos casos se ayudan con la logística y algunas herramientas. Por ejemplo, Amigo Fiel y la escuelita del Cicles compraron y comparten el uso de una prensa para compactar los elementos reciclados, lo que permite optimizar el almacenamiento y obtener mejores dividendos a la hora de comercializarlos.

“Hubo un retroceso general, tanto en el país como en nuestra ciudad, respecto del tema ambiental. Todo está por hacerse”, señaló Chiappero. Pero resaltó que “se ve una gran conciencia sobre el tema, especialmente entre los más jóvenes, donde prevalecen los conceptos vinculados a lo orgánico y lo ecológico”. Y puntualizo que “es clave sumar el reconocimiento que tienen las instituciones de nuestra ciudad y aprovechar el efecto multiplicador de los niños”.

“Ojalá alguien lo vea como un negocio, no solo como un trabajo voluntario y solidario, más allá del concepto ambiental. Y que lo que se recolecte tenga una reutilización que sirva para cerrar el círculo, con la fabricación de productos”, señaló Luciano Barbero, coordinar del proyecto del Cicles Club. Y aspiró a que estos proyectos puedan promover más oportunidades laborales o de generación de emprendimientos privados.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here