La transición en la provincia empieza a encaminarse

0

Audionota

Después de la reunión mantenida la semana pasada entre el actual gobernador y su sucesor, “los términos en que se va desarrollando el proceso de transición comienzan a mejorar”, según lo expresó el contador Rubén Michlig, dirigente muy cercano a Perotti y hombre clave de su equipo que se prepara para asumir el mandado en diciembre próximo.

“La discusión se centró en un escenario económico que no es el deseable. Pero esta situación puede mejorar si la Nación cumple con el compromiso de transferir el déficit por la Caja de Jubilaciones y si la provincia cumple también con atenuar algún tipo de gasto”, señaló Michlig.

En ese sentido, cuestionó el alto nivel de erogaciones que todavía mantiene la administración socialista y reclamó revisar los procesos de licitaciones de obras públicas, anticipando dificultades para cumplir con los compromisos financieros en los primeros meses del año próximo. “Al mes de julio tenemos un déficit de 10500 millones de pesos, que proyectados a fin de año serán 18000”, resaltó quien fuera ministro coordinador durante la gestión de Jorge Obeid.

“Hay un volumen importante de obras y no está asegurado su financiamiento en el ejercicio futuro”, insistió Michlig, pero aclaró que este pedido no implica frenar los trabajos que están en curso pero sí poder evaluar los costos y el impacto de las que se piensan iniciar en estos últimos meses de este gobierno. “Creo que es válido que la nueva gestión pueda opinar sobre estas obras”, sentenció.

Del mismo modo, el referente de Perotti ratificó que se llevará a cabo una auditoría de corte, al finalizar el mandato, para que un organismo neutral informe el estado real de las cuentas públicas al momento del traspaso. Y adelantó que es probable que existan pequeñas modificaciones en la estructura del nuevo gabinete, aunque los detalles se conocerán luego de las elecciones nacionales de octubre próximo cuando el electo gobernador confirme los nombres de su equipo de trabajo.

En tanto, ratificó la decisión de Perotti de no darle continuidad a la estructura de nodos regionales, aduciendo que esta política de descentralización no tuvo buenos resultados y representó un costo muy elevado. “Los nodos arrancaron con una idea que ya quedó en el tiempo y no ha tenido ninguna utilidad. No creo que vayan a formar parte de la estructura política del nuevo gobierno”, expresó.

Respecto del presupuesto, Michlig valoró la postura de la actual gestión de ceder su elaboración para el nuevo gobierno y adelantó que será “una herramienta de trabajo y no un dibujo”.

Comentá con tu usuario de Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here