Para los médicos, lo peor está por venir

0
Publicidad


Matías Buffa, integrante del comité médico asesor, anticipó que las próximas semanas serán muy críticas, tanto para la ciudad como para la provincia, y reforzó las recomendaciones para mantener una situación controlable a nivel sanitario.

“Hoy estamos con un número esperable de casos, podemos decir que hemos controlado la exponencialidad inicial que fue muy preocupante para Sunchales”, señaló Buffa. Pero aclaró que es un escalón donde el sistema de salud requiere un trabajo continuo, lejos de la saturación, pero con un alto desgaste por lo que implica atender ese nivel moderado de pacientes.

Según explicó, mientras el promedio se sostenga por debajo de los veinte casos diarios, incluyendo los que provengan de la zona de influencia del hospital local, se podrá cursar una situación controlada. Aunque será fundamental sostener la responsabilidad social para cumplir las medidas preventivas y autoaislarse ante el menor indicio de síntomas.

Publicidad

“Noviembre va a ser un mes difícil”, anticipó el profesional médico y describió que la situación actual del sistema sanitario, tanto en el sur provincial como en la cabecera del departamento Castellanos, es muy complicada. “El interior está sintiendo recién ahora el brote y en noviembre se sentirá el primer gran pico en nuestra zona. Quizás se extienda hasta principios de diciembre, para después entrar en una meseta que ojalá marque que la primera ola ha pasado”.

Buffa cuestionó la rigurosidad de las medidas adoptadas desde comienzos de la pandemia, con igual criterio para zonas del área metropolitana como para el resto del país. “Nos hemos desgastado mirando mucho a Buenos Aires y no dimos más flexibilidad laboral o más oxígeno a la economía y a la actividad social mientras no teníamos casos. Y ahora que realmente la situación amerita tomar medidas un poco más firmes, aunque no deban ser prolongadas, la gente y el personal médico, están muy agotados”. Y sentenció: «Hacia adelante podemos afirmar que cierres cortos y precisos pueden ser necesarios para detener una fuerte crecida de casos y evitar la sobresaturación del sistema sanitario local y regional».

Testeos insuficientes y personal ajustado

El médico confirmó que la provincia remitió al hospital local unos cincuenta kits para testeos rápidos que permiten agilizar los diagnósticos. “Son muy buenos para los pacientes sintomáticos, ya que tienen una eficiencia muy alta”. Pero resaltó que, en general, faltan testeos masivos para cortar la cadena de contagios: “Testear y aislar, confirmar o descartar, es la forma de estar más cerca de los datos y de la mejor toma de decisiones”, señaló.

En cuanto al personal, Buffa señaló: “Los equipos de salud están preparados desde marzo. No solamente somos médicos, sino también enfermeros, trabajadores sociales, psicólogos. Hay un gran grupo que ha funcionado de manera excelente desde la preparación hasta ahora, aún con el desgaste y el cansancio de todos estos meses”.

“A nivel hospitalario, estamos reforzando la cantidad de profesionales y el personal de enfermería y de limpieza en general. También se han sumado médicos para la atención de pacientes críticos y se han capacitado nuevos terapistas para ampliar los equipos. La realidad es que estamos preparados para abarcar ocho o diez camas con respiradores, pero si tendríamos más que esa cantidad, el equipo humano estaría muy justo”, concluyó.

Colaboración: Cora Borgnino

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here