Publicidad

Por: Germán Thalman.

Las intensas negociaciones llevadas a cabo en el ámbito del Ministerio de Agroindustria culminaron con la aceptación del Gobierno Nacional de asistir financieramente a la Cooperativa láctea en una suma cercana a los 450 millones de pesos, con el compromiso de reestructurar la empresa para sumar un socio estratégico en un plazo no mayor  a los 6 meses.

Contrariamente al discurso inicial que dejaba librado el futuro de la empresa a las decisiones que ésta tomara como actor privado, en estos últimos días se impuso la idea de “no dejar caer a Sancor”, mensaje que repetidamente instalaron funcionarios del Gobierno Nacional. Lógicamente, la intención es evitar el costo político que pudiese significar tener a la emblemática cooperativa de nuestra ciudad en una situación de agonía, sobre todo ante el venidero período electoral.

Sin embargo, a diferencia de otras experiencias, en este caso la Nación fijará condiciones más estrictas que implican tener decisión para controlar el manejo del dinero y auditar los movimientos financieros de la empresa.

Por estas horas, aún se debatía “la letra fina” del acuerdo que probablemente sea formalizado la semana entrante, según confiaron fuentes de la empresa: “Son buenas noticias, pero todavía se sigue conversando”, declararon. En particular, quedan por resolver cuestiones vinculadas con el manejo del personal, más allá de que el gremio de los lecheros ya habría manifestado su conformidad de reducir el 15 % en los haberes, que serían compensados y actualizados el año entrante, además de resignar provisoriamente otras conquistas gremiales. Además, se debe resolver el futuro de las cuatro plantas que actualmente están paralizadas, las que con seguridad dejarán de pertenecer a la Cooperativa, restando definir de qué manera se contendrá a la masa salarial involucrada.

Según informan medios nacionales, el auxilio financiero llegará por el Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear), un instrumento del Ministerio de la Producción creado para socorrer a pymes de sectores estratégicos. Los 450 millones de pesos serían registrados como un préstamo productivo a tasa subsidiada (14% anual) y será manejado por un comité conjunto, bajo la forma de un fondo fiduciario de objetivo específico. La intención es que este dinero se vuelque exclusivamente a volver a poner en funcionamiento la industria, con niveles estables de eficiencia y productividad, por lo que será prioritario recuperar la red de productores que entregan materia prima y restituir la cadena de pago con los principales proveedores de insumos y logística.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here