Peluqueros en crisis piden autorización para volver a trabajar

0
Publicidad


“La peluquería no es una actividad esencial, pero para nosotros es el sustento diario y lo estamos pasando muy mal”, se lamentó Diego Benavidez, uno de los cincuenta estilistas locales autoconvocados que hace días elevaron sus reclamos ante las autoridades municipales.

Como tantas otras actividades restringidas durante la pandemia, los peluqueros dejaron de prestar sus servicios hace más de cuarenta días. Sin ingresos y con pocas expectativas de que la situación se reponga en el corto plazo, diseñaron una estrategia para adaptarse al nuevo contexto. “Ante la situación pensamos en sumar, poder volver lo más rápido a nuestra actividad. Generamos un protocolo bastante estricto, pero abierto a consejos y sugerencias de expertos en sanidad y autoridades”, explicó Benavidez.

Aun a la espera de respuestas favorables por parte de funcionarios municipales y provinciales, el grupo confía en que se puedan adoptar medidas particulares aprovechando las condiciones de nuestra ciudad. Además,  se comprometieron a modificar las prácticas de trabajo para minimizar el riesgo de contagios: “La propuesta es eliminar por completo las salas de espera, atender exclusivamente con turnos previos, a una sola persona por profesional dentro del local. Si trabajan más peluqueros, deberán hacerlo a una distancia mínima de tres metros. Además, lo tendremos que hacer con barbijos, guantes, toallas y capas individuales por clientes. Y vamos a tener que separar los turnos al menos por 15 minutos, para higienizar por completo el lugar”, detalló el estilista. “Nuestro oficio va a cambiar por completo, con muchas obligaciones en cuanto a la vestimenta, la limpieza y la esterilización, que ya se viene haciendo mucho pero que deberá reforzarse aún más”.

Como pequeños emprendedores, la mayoría de los peluqueros de la ciudad padecen la crisis con suma crudeza. “La facturación en estos días fue nula. Nosotros no somos franquicias, trabajamos en el día a día; nadie tiene un colchón de ahorros. Las deudas se van acumulando y en algún momento habrá que pagarlas. La situación es muy preocupante, no todos pueden acceder a las ayudas que da el Estado. Mucha gente ha quedado totalmente desamparada”, detalló Benavidez. Y vaticinó un futuro igual de sombrío: “Por más que nos habiliten, va a ser muy difícil remontar nuestro oficio. Hasta que se encuentre una vacuna, vamos a trabajar un 40 % menos. Los cálculos indican que, a nivel nacional, van a desaparecer el 80 % de las peluquerías”, sentenció.

“Sunchales se manejó bien con respecto al tema sanitario, por eso pensamos que se puede dar un paso más. Lo estamos necesitando: nosotros vamos a ser muy responsables con lo que se defina”, señaló Benavidez y comentó que en algunas localidad pequeñas de la provincia de Buenos Aires, San Juan y San Luis ya retomaron la actividad.

“Nosotros nos somos una parte esencial en temas sanitarios. Pero la peluquería es nuestro medio de vida. El peluquero tiene que vivir, es lamentable lo que nos está pasando”, concluyó.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here