El virus da una tregua a la espera de una posible segunda ola

0
Publicidad


Ante el marcado descenso de casos positivos en nuestra ciudad, que incluso generó sorpresas en el propio equipo de profesionales intervinientes, autoridades municipales y médicos que conforman el Comité Asesor brindaron detalles sobre el estado de situación epidemiológica, proyectando un mes de febrero tranquilo pero un posible repunte para marzo venidero.

Con un promedio de 4 casos diarios en las últimas 8 jornadas, la ciudad presenta un panorama mucho más alentador que hace suponer que la situación crítica transcurrida en las primeras semanas del año ya fue controlada. De todas maneras, los médicos trasmitieron prudencia y pidieron no relajar los protocolos ni la responsabilidad de la comunidad.

Publicidad

“Acá no ha terminado nada”

“A nivel país, el pico se vio en octubre, con un valle para mediados de diciembre, y un rebrote en la época de las fiestas, que ahora parece volver a retrotraerse. De todas maneras, en Amba, se ve una exponencialidad de casos que incluso supera ­a la primera etapa”,  explicó el doctor Matías Buffa. “En Santa Fe, la curva empezó a acelerarse a partir de agosto, un par de meses después de Buenos Aires, como suele pasar. El ascenso de diciembre también parece amesetarse, por lo que no estaríamos hablando de una segunda ola. Ni Rosario ni Santa Fe están en picos agudos, y parece que ya ha pasado el efecto fiestas”, aclaró.

“En Sunchales, tuvimos un promedio de entre 10 y 12 casos diarios para noviembre. Con la flexibilización en clubes y locales gastronómicos llegamos a tener entre 15 y 17, que era una situación esperable. Y con el aumento de circulación que se dio a fin de año tuvimos un pico local que llegó a promediar los 25 y 27 casos diarios, a principios de enero”, detalló el sanitarista. Y recalcó: “Nosotros lo adjudicamos a una consecuencia de las fiestas de fin año. Ya pasado el 12 de enero se empezó a ver el descenso. Además, la restricción sobre la nocturnidad también tuvo un impacto positivo. Mientras esperábamos para esta época una media de entre 10 y 15 casos diarios, estamos entre 6 y 7”.

De todas maneras, Buffa insistió con un mensaje de prudencia, reconociendo un escenario muy bueno en lo coyuntural, pero con una constante alerta al ver el comportamiento de los grandes centros urbanos. “Esperamos un febrero tranquilo, con entre 5 y 10 casos diarios. Eso nos va a  permitir prepararnos para un marzo que puede volver a tener más casos, por el regreso de algunas actividades laborales, las vacaciones y las clases”, expresó.

“Sunchales trabajó muy bien en la época de mayor demanda, por eso no hubo gran cantidad de internados ni derivaciones. Pero acá no ha terminado nada: Lo que sigue va a estar muy determinado por el comportamiento social”, y reclamó sostener el cumplimiento de los protocolos respecto de los horarios, el distanciamiento y el aforo, especialmente en los locales gastronómicos.

Baja tasa de letalidad

Entre los datos aportados por los profesionales, se hizo hincapié en reconocer la tasa de letalidad que presenta la ciudad: Con 25 fallecidos sobre un total de 1883 casos, Sunchales presenta hoy un índice de 1.33 %, uno de los más bajos del país.

“Hemos recibido consultas de varias fuentes nacionales, incluso del Conicet, sorprendidos porque prácticamente no hay localidades de esta escala que tengan menos del 2 % de letalidad. Creo que el seguimiento cercano, el tratamiento precoz y oportuno, nos da este resultado. Pero no hay que relajarse”, refirió Buffa.

En el mismo sentido, la doctora María Magdalena Barlassina recalcó el trabajo de todo el equipo médico y el personal de servicio que colabora en la atención de la pandemia: “Hemos podido cumplir el objetivo: Con casi dos mil casos, tenemos una letalidad muy baja. No dejamos de lamentar a cada uno de los que se han quedado en el camino, pero también sabemos que podrían haber sido muchísimos más, y pudimos evitarlo con el esfuerzo de todos”.

“Hoy podemos decir que si bien no está terminado y falta mucho por delante, podemos tomarnos un respiro y recuperar fuerzas para un supuesto nuevo pico, que nos va a encontrar fortalecidos, con más experiencia, unidos y mejor preparados”, señaló Barlassina. Y agradeció las donaciones de la comunidad que permitieron cubrir las necesidades de elementos y otros equipamientos para poder desarrollar las tareas: “Siempre hemos trabajado muy cuidados, con todos los equipos de protección personal y recursos necesarios, gracias a las donaciones de la comunidad a la cuenta Covid”, recalcó.

Menos consultas

Barlassina explicó que también ha caído considerablemente la cantidad de personas que presentan síntomas compatibles. “No se consulta porque no hay casos”, sentenció.

Según detalló, hoy se hacen entre 15 y 20 hisopados diarios, casi la mitad de los que se hacían unas semanas atrás. “Quien tiene síntomas consulta y se hisopa. Prácticamente el 90 % da negativo en el primer test rápido. Pero luego mandamos a laboratorio para hacer el PCR que por lo general confirma ese primer diagnóstico”.

“No pensábamos que la cantidad de positivos iba a bajar tan abruptamente. Es una grata sorpresa”, reconoció.

Recomendación para viajeros

El Ministerio de Salud de la provincia estableció una recomendación especial para aquellas personas que regresan de las vacaciones. Si bien no hay obligación de cumplir una cuarentena estricta, se sugiere hacer un aislamiento preventivo, realizando solo actividades esenciales y evitando la concurrencia a lugares masivos durante por lo menos 5  o 7 días. “Es una medida dispuesta por la provincia a la que nosotros adherimos, siempre apelando a la responsabilidad social”, insistió Buffa.

Acuerdos para atención en el COS

El intendente municipal confirmó que el acuerdo de colaboración entre la Provincia y los prestadores privados para atender los casos que requieran cuidados críticos se encuentra vigente, luego de que se viera interrumpido momentáneamente a principios de este año. “Hay continuidad en este convenio, por el cual el gobierno provincial se compromete a solventar los costos de los pacientes que no tengan cobertura o estén afiliados a Pami o Iapos”, expresó Toselli.

Por su parte, Buffa aclaró: “Este acuerdo se da aún ante una situación en la que Rafaela y Santa Fe tienen mucha capacidad de camas críticas para atender Covid. La atención siempre estuvo garantizada”.

Y aclaró: “No se debe confundir el término derivación con mala atención. Es muy bueno que en nuestro Plan de Salud hayamos previsto que la ciudad tuviera una respuesta ante la posibilidad de saturación del sistema en las principales ciudades, como Rafaela, Santa Fe y Rosario, algo que prácticamente se dio. Pero eso no es lo que está ocurriendo ahora. Si se llegara a dar, estamos preparados, pero hasta ahora nunca superamos las siete camas críticas y estuvimos preparados para mucho más”.

“El 98 % de los pacientes Covid fueron atendidos localmente. Al 2 % restante, que demandó cuidados críticos, se le dio la mejor oportunidad posible, aquí o donde le correspondía por convenio. Hay que transmitir tranquilidad, porque todos los pacientes recibieron la atención necesaria”, señaló el galeno.

Cambios en el Plan de Salud

En otro orden, el intendente Toselli comentó que se realizaron algunos cambios en el organigrama municipal afectado a la situación de emergencia. En tal sentido, se confirmó que el profesor Pablo Ghiano, actual subsecretario de Educación, Salud y Convivencia, asumirá la coordinación del Comité Operativo de Emergencia. Con él trabajarán Paula Cattáneo y Virginia Scarafía, flamante funcionaria del área de Comunicación. 

También se informó el cierre del Centro de Aislamiento que funcionaba en el Club Libertad. Ante la eventualidad de requerir un espacio para resguardar a un paciente, se recurrirá a una institución hotelera con la que se acordó este servicio. De todas maneras, si en un futuro llegara a ser necesario, se evaluara la reapertura en un formato similar.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here