Pablo Bolcatto: “Invertir en investigación es una forma de favorecer la soberanía”

0
Publicidad



“Es necesario tener una planificación de Nación orientada al desarrollo de conocimiento autónomo que es una forma de favorecer la soberanía. Es un bien que nadie puede sacarlo y que deriva en beneficios económicos”, sentencia Pablo Bolcatto, el físico santafesino que preside el Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas –Citedef- en el ámbito del Ministerio de Defensa.

En la misma línea, Bolcatto resalta la impronta que la actual gestión le dio a la investigación científica, recuperando rango ministerial y recursos asignados: “La inversión de un país que arriesga en desarrollo tecnológico siempre redunda en beneficio económico y bienestar de la comunidad. Para eso se necesitan políticas de Estado”, enfatiza.

El reconocido científico pone énfasis en destacar que el aporte de los estudios que un país realiza para su defensa, luego se trasladan a productos y servicios que aprovecha la comunidad toda. Desde la internet, los smartphones y muchísimas otras aplicaciones que tuvieron su origen en laboratorios militares y luego se transformaron en artículos cotidianos.

En el Citedef trabajan en áreas diversas. Están las que generan conocimiento básico e investigación aplicada a requerimiento militares específicos o para el sistema de defensa en general, como armamentos y tecnologías relacionadas con las Fuerzas Armadas. Pero también otros laboratorios para el análisis de la atmósfera, radares, satélites, aeronáutica y sobre todo cohetería, un distintivo del instituto.

“Cuando se habla de Defensa no solo nos referimos a armas. Es mucho más amplio y los conocimientos se derraman hacia otros ámbitos de la vida cotidiana” recalca Biolcatto.

Un buen ejemplo de este aporte se dio en torno a una investigación desarrollada con el objetivo de obtener un producto alimenticio que pudiera ser utilizado por las tropas de infantería y que conservara sus valores nutritivos durante un período de tiempo prolongado. Además, debía ser de bajo peso y volumen para facilitar su traslado. Para lograr el objetivo, se trabajó con la técnica de liofilización, una especie de deshidratación del alimento que cumple esta premisa.

Pero esta idea fue luego replicada, en el marco del programa Argentina Alimenta, para ser utilizada en el caso de la leche materna, permitiendo su conservación y traslado.

También hay numerosas investigaciones en materia de plagas e insectos, con laboratorios específicos cuyas formulaciones luego se aplican en productos de consumo doméstico.

Argentina tiene ventajas

“Nuestro país tiene una gran ventaja a la hora de contar con recursos humanos de la más alta cualificación, muy bien formados en nuestras universidades públicas. Y además tenemos con un sistema científico y técnico muy desarrollado, con diversidad de instituciones en todo el país”, destaca Biolcatto.

Y si bien los problemas de la economía limitan la asignación de recursos y la posibilidad de contar con insumos y otros equipamientos importados, el investigador reconoce el apoyo estatal a su área.

El Citedef, en particular, cuenta con un equipo de 400 personas y se articula con otros quince entes similares que participan del Consejo Interinstitucional de Organismos de Ciencia y Técnica.

Semanas atrás finalizó la primera convocatoria del año para incorporar nuevos profesionales expertos a los distintos organismos. Para las 26 vacantes que ofrecía el Citedef se anotaron 180 postulantes, lo que demuestra la avidez de los profesionales por trabajar en este rubro.

Se espera que para noviembre se abra una convocatoria similar, con la intención de sumar otros 600 científicos a los distintos institutos oficiales.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here