Para los productores, el «Dólar Soja» es una medida indeseable

0
Publicidad


Ignacio Mántaras, secretario de Carsfe, calificó a la nueva decisión estatal de fijar un valor diferenciado para el dólar destinado a la comercialización de granos de soja como “una medida indeseable”, que solo beneficia al gobierno y a los exportadores, generando daños en el resto de las cadenas.

“A nosotros no nos agradan estas distorsiones que se generan con intervenciones permanentes en el mercado. Es una ficción arbitraria, que solo obedece a necesidades del gobierno para hacerse rápidamente de divisas y nunca se pone el foco en los productores”, cuestionó el dirigente.

Y recalcó que “no son herramientas que estimulan la producción, porque generan un cambio en las reglas que provocan significativos daños colaterales en otras cadenas”. En tal sentido, explicó que, si la soja no se destina al mercado exportador sino a otros eslabones de la cadena, como la producción aviar o porcina, o a la generación de biocombustible, el aumento del insumo termina perjudicando esos rubros. Incluso se ven afectados los valores de arrendamiento, que han sido acordados en base al valor “pizarra” de la soja, aunque el uso sea para otro tipo de actividad.

“El beneficio es exclusivo para el Estado, que logra recuperar divisas. Pero también ganan los exportadores que son pocas empresas que dialogan con el gobierno y diseñan en conjunto estas medidas”, recalcó Mántaras. “Este manoseo se parece a una especie de Black Friday Sojero”, ironizó el ruralista y reflexionó que, si la economía funcionara de manera normal, no serían necesarios estos parches.

El impacto de la sequía

Mántaras informó que el impacto de la sequía ha sido muy marcado en toda la provincia, aunque se presentan algunas diferencias: “En el centro norte ha sido menos severa que en la zona núcleo del sur, pero en todos lados se evidencia el estado de emergencia o desastre. Es una situación del día a día, y tiende a empeorar”, aventuró.

“El impacto es mayúsculo. No solo afecta a la agricultura sino también a la actividad tambera, que está muy resentida, y los stocks ganaderos que se ven también con grandes problemas”, explicó. Y señaló que “la campaña de trigo fue pésima y para la gruesa, de maíz y soja, las expectativas de áreas sembradas van a ser las más bajas de los últimos 20 años”.

“Vamos a un escenario de actividad mermada que tendrá un gran impacto en la dinámica de todas las localidades. Y a nivel de la macroeconomía, también se va a sentir con una baja en el ingreso de divisas”, concluyó.

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here