Elecciones en Colombia: la llegada de la izquierda al poder

0
Publicidad


Por: Carolina Geninatti

Colombia en un punto de inflexión en su historia, decidió dar un cambio estructural en su política y economía, algo ya predecible si tan solo se analizaba de manera rápida a los dos candidatos que se disputaron la presidencia, quienes no fueron avalados por los partidos políticos “tradicionales” y debieron juntar firmas para poder presentarse a las elecciones.

Gustavo Petro, líder de la coalición Pacto Histórico y exguerrillero convertido en el primer presidente de izquierda en toda la historia de Colombia, venció este domingo en la segunda vuelta de las elecciones, a Rodolfo Hernández, el denominado “Donald Trump” colombiano.

Muchas veces acusado por opositores de despótico y contencioso y de cercanía ideológica con el chavismo, su gran promesa de campaña fue llevar a su país “al camino de la vida y del amor”, prometiendo radicales reformas políticas, económicas y sociales que acerquen a la paz y a la equidad.

Sin embargo, Petro y su compañera de fórmula Francia Márquez, la primera mujer afro en ser vicepresidenta de Colombia, tienen grandes desafíos por delante. Por eso, nos parece propicio analizar cuáles fueron los puntos claves que los llevaron al triunfo y cuáles son los desafíos a los que se enfrentan.

Claves del triunfo

La promesa de paz

Históricamente los presidentes en Colombia eran elegidos por sus posturas frente a los conflictos armados, la seguridad y el abordaje de la violencia. Sin embargo, por mucha división que esos temas aún hoy sigan generando, las prioridades cambiaron y hoy se valorizan más cuestiones referidas a la economía, a la educación, los derechos humanos y el ambiente.

Así, Petro supo conquistar al electorado con un plan de gobierno dotado de una marcada agenda económica, social y cultural.

Política tradicional devaluada

En un país donde existía un consenso sobre el modelo político y donde la ideología derechista era lo que primaba, nunca se pensó que alguien como Petro ni Marquez puedan llegar al poder.

Sin embargo, durante los últimos años se evidenció una fuerte crisis de representación donde más de la mitad de la población no se sentía representada y comenzó a ser reconocida por élites intelectuales y políticas, comenzando poco a poco a ganar terreno en espacios como universidades e incluso en el propio Congreso.

El cambio del propio Petro

Perseverante para muchos, terco para otros, lo cierto es que al flamante presidente colombiano siempre lo caracterizó la perseverancia en denunciar los males de su país, proponiendo reformas y abordajes integrales (y radicales).

Luego de su paso por la guerrilla y su gestión como congresista, donde asentó numerosas denuncias sobre violaciones a los derechos humanos y vínculos entre políticos y paramilitares, en 2012 fue electo como alcalde de la ciudad de Bogotá, puesto del que más tarde fue destituido.

Esa carrera “frustrada” como alcalde, le permitió tomarse el tiempo necesario para moderar su estilo e ir construyendo su candidatura, creando una coalición con fuerzas alternativas a las tradicionales.

Desafíos y promesas del nuevo gobierno

Violencia

Las disputas por territorios, las masacres por parte de grupos armados, los asesinatos selectivos y el reclutamiento de niños para guerrillas, han generado miles de desplazados en todo el territorio colombiano. Además, en tan solo lo que va del 2022 más de 345.000 se han visto impactados por situaciones de violencia, un incremento del 300% en comparación con el año anterior.

El principal desafío de la gestión será poner en marcha nuevamente los acuerdo de Paz, que al no haber sido implementados en estos últimos tiempos, llevaron a la formación de nuevos grupos y fortalecimiento de otros ya existentes.

Economía y desempleo

El gobierno de Petro deberá poner en marcha reformas económicas, financieras y tributarias para poder equilibrar el alto gasto social que deja el gobierno de Duque producto entre otras cosas, de la pandemia de Covid-19. Frente a esto se propuso una reforma tributaria por etapas que elimine la que se encuentra vigente desde 2019, señalando que “la renta de las personas debe ser progresiva, entre más gana una persona, más paga”.

Además, desde su óptica Petro sostiene que para hacer frente a la inflación del país, primero se debe crecer económicamente y en empleabilidad, por lo que su propuesta radica en “fortalecer” aquellas economías precarias e informales a través de mecanismos financieros como bancas digitales y sistemas cooperativos.

Medidas a favor del ambiente

De acuerdo al análisis de la BBC, una de las propuestas que más llamó la atención, fue la promesa del presidente electo de desmontar la industria hidrocarburífera, terminando con la exploración (no así con la explotación) de petróleo, teniendo como meta llegar a una economía verde y amigable con el ambiente, que pueda compararse con el modelo de, por ejemplo, los Países Bajos.

Sin dudas, la victoria de Gustavo Petro en Colombia se debe en gran parte a su perseverancia política en la construcción un proyecto que se vio relegado y pospuesto durante años, pero que supo aprovechar el contexto social no solo del país, sino de una región latinoamericana que vive un descontento social con la clase gobernante tradicional fusionado con desigualdad y estancamiento económico que permitió el ascenso de líderes como Luis Arce en Bolivia o, más reciente, Gabriel Boric en Chile.

Carolina Geninatti es Titular de CG Consultora Integral, especialista en Relaciones Internacionales y Comercio Exterior

Comentá con tu usuario de Facebook
Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here