El intendente municipal, Pablo Pinotti, reconoció que debió postergar algunos proyectos que tenía planificado para el inicio de su gestión como consecuencia de haberse encontrado con situaciones de emergencia heredadas de la administración anterior.

“Quiero pensar que esos hechos fueron la consecuencia de la falta de capacidad para gobernar, algo que quedó notablemente demostrado en los últimos meses de la gestión anterior, donde no se hacía ni lo más básico que le corresponde al municipio”, sentenció Pinotti. Y puntualizó que hay una decisión tajante para hacer más prolijo el uso de los recursos públicos y reorganizar la administración local.

“Desde el punto de vista administrativo nos encontramos con una situación muy precaria, con un nivel de desorganización muy grande. Nos obligamos a trabajar por profesionalizar al personal municipal”, señaló Pinotti.

En el mismo sentido, cuestionó algunas decisiones del gobierno saliente vinculadas con el pase a planta permanente de agentes que militaban en la agrupación política del exintendente, como así también algunos cargos concursados que no cumplieron los procesos obligatorios. “Hay casos que son poco serios, muy desprolijos. Nos encontramos con personas que no tienen idoneidad para algunas funciones”, señaló Pinotti y confirmó que van a revisar algunas de estas designaciones, como así también, interrumpir contratos que considera innecesarios.

Respecto de las obras que quedaron pendientes, el aspecto que despierta más preocupación es la culminación de la obra del Sunchalote, a la que le falta un campo de salida desde la transformadora de la EPE para poder tener un servicio energético de calidad. “No lo teníamos bien claro al momento de asumir. Fue algo que encontramos cuando tomamos contacto con todo el legajo del proyecto”, cuestionó Pinotti. Y resaltó que “es una tarea que está comprometida a cargo del loteador, en este caso el municipio, y que no se podrá tener el final de obra hasta que se complete”.

“Hoy estamos hablando de una inversión de unos 600 millones de pesos. Lo estamos charlando con el Gobernador y con el ministro de Producción para tratar de encontrar una respuesta, sobre todo para la gente que tenía previsto escriturar en esta época y que, lamentablemente, en este contexto no podrá hacerlo”, explicó el intendente.

Otro tema que Pinotti calificó como “crítico” es la situación de la planta de tratamientos de residuos y la demora en concretar el traslado al nuevo emplazamiento. “Tenemos que tomar una decisión y proceder al traslado, porque así lo dispuso la justicia”, señaló Pinotti. “Hoy nos corren los tiempos, pero todavía faltan muchas etapas por cumplir”, aclaró.

En principio, según informó el mandatario, la idea es avanzar sobre el segundo lote que el municipio tiene señado, a pesar de que pueden aparecer voces disidentes. “Tenemos que ganarnos la confianza de la gente y reconocer que son decisiones que tal vez a algún sector de la comunidad no les guste. Pero con la planta actual no se puede seguir”, ratificó.

En el repaso de cuestiones pendientes, el intendente ubicó la situación de calle Balbín que despertó muchas molestias para los vecinos de ese sector. “Apenas se llegó con un tercio de la obra. Estamos gestionando para poder retomar el proyecto original y acompañar con algunas acciones provisorias para recuperar la transitabilidad y la seguridad”, comentó.

“Es un tiempo muy difícil, donde los recursos son escasos y hay decisiones en otros niveles de gobierno que apuntan a achicar el gasto del Estado. Nosotros no podemos victimizarnos. Tenemos que seguir adelante mirando el futuro”, resaltó Pinotti al finalizar. Y remarcó: “Hay que ser austeros y prolijos. Empezar a cumplir con lo básico y seguir gestionando para acceder a las herramientas que nos permitan tener mayor financiamiento”.