Donatello, el ternero criado en Ataliva, que “pinta” para ser el mejor del mundo en su raza

Se trata de un ejemplar que reúne las calificaciones más altas a nivel mundial

Enfoque Empresario 06/07/2024 German Thalman German Thalman
Donatello

Un ternero desarrollado genéticamente por los cabañeros de “La Luisa”, en la vecina localidad de Ataliva, se perfila para ser el mejor de su especie, según los indicadores internacionales que se manejan para esta raza.

Donatello, tal el nombre que recibió el ternero, es hijo del gran toro americano Captain, actualmente reconocido como el número uno a nivel mundial. Pero todo indica que su descendiente superará esta performance, teniendo en cuenta que los valores de TPI, grasas y proteínas presentan una tendencia superior que contribuirá a mejorar considerablemente la calidad y rendimiento de la raza destinada, principalmente, a la producción lechera.

“Según los estudios realizados, este ternero está catalogado como uno de los que tienen un TPI más alto fuera de los Estados Unidos y Canadá”, señaló Alejandro Miretti, uno de los responsables de la cabaña. Este índice surge de distintas pruebas que se realizan en Norteamérica y que permiten establecer una especie de ranking mundial para cada ejemplar.

Miretti señaló que, para llegar a un animal con estas características, “hay que trabajar mucho, investigar y hacer las combinaciones necesarias para ir evolucionando año tras año”. Pero reconoció que, en el caso de Donatello, hubo una cuota de azar importante que, prácticamente, supone un gran adelanto en los tiempos de investigación. “Este ternero superó las expectativas, porque se llegó a un TPI de casi 3210, lo que significa ganar un año de evolución genética”.

“La Luisa” es una cabaña muy reconocida por la calidad de su rodeo y las numerosas distinciones recibidas, tanto en las exposiciones del rubro como en las prestaciones de sus ejemplares. Desde sus laboratorios trabajan tanto para desarrollar animales que se destaquen desde el punto de vista estético como funcional, aplicando técnicas de transferencia embrionaria y fertilización in vitro, entre otras.

“Se logra un plantel genéticamente alto y se trabaja en las dos líneas, una más vinculada con la funcionalidad, la fertilidad, la salud y la vida productiva, que es lo que se privilegia en Estados Unidos; y otra en cuestiones más apuntadas a la conformación y la estética, para lucirse en muestras y exposiciones, que es lo que más se busca en el mercado canadiense”, explicó Miretti

Por estos días, Donatello ha cumplido cuatro meses y, si todo sale según lo previsto y continúa su proceso de crianza y desarrollo, el año próximo ya estará disponible para trabajar en los centros de inseminación de todo el país, con el objetivo de mejorar la raza y elevar el rendimiento y la calidad de la producción láctea.

La Luisa

Escuchar la entrevista completa

Te puede interesar
Lo más visto