Contrariamente a lo que se esperaba, durante la tarde de hoy martes se conoció que el Gobierno Nacional daría marcha atrás con el acuerdo de asistencia financiera para la Cooperativa Sancor, condicionando el desembolso a que el gremio de los trabajadores lácteos renuncie al cobro del Aporte Permanente en las demás empresas del rubro.

La información fue confirmada por autoridades de la Cooperativa, quienes demostraron su desazón al no poder concretar la ayuda pactada originalmente con Nación. En medio de fuertes rumores que indicaban la alta probabilidad de que mañana miércoles la empresa con sede en nuestra ciudad no abriera sus puertas, finalmente se ratificó que, al menos por estos días, no se afectará la operatoria habitual. No obstante, se espera que funcionarios y delegados gremiales brinden una comunicación directa hacia todo el personal que vive horas de gran incertidumbre.

“Lamentablemente quedamos en medio de una pelea de la que no somos parte”, manifestaron fuentes de la empresa, y aclararon que a pesar de que el acuerdo estaba  pactado y la asistencia aprobada en el marco del Fondear, el desembolso del dinero quedó condicionado a otros acuerdos con la entidad gremial. Ante este escenario, las autoridades de la Cooperativa reconocieron que “así no se puede seguir” y que “no quedan opciones”.

En el Gobierno insisten con modificar un aporte extra que cada industria láctea realiza por empleado a la entidad gremial, homologado en el año 2009. ATILRA ya había accedido a una refinanciación del mismo en el marco de las negociaciones por la reestructuración de Sancor, y hasta se manifestaron abiertos a seguir discutiendo este monto en el caso de las demás empresas.

Durante las reuniones se plantearon diferentes propuestas para modificar esa contribución que en la  actualidad ronda los $ 3500 por empleado. La moción del gobierno era establecer una escala entre $500 y $1500, aunque después se acordó cambiar a un esquema por producción de leche (de 0.02 a 0.03 centavos por litro). Hasta el fin de semana pasado, esos parecían ser los términos finales del acuerdo, pero en las últimas horas algunas empresas nucleadas en el CIL y Apymel patearon el tablero y rechazaron la propuesta, volviendo la negociación a foja cero.

Con suma expectativa y en un marco de extrema urgencia y tensión, mañana miércoles continuarán las reuniones en el Ministerio de la Producción.

“Han tomado a Sancor de rehén”

Representantes de la entidad gremial que nuclea a los trabajadores lácteos manifestaron que “hay quienes han tomado a Sancor de rehén”, ya que algunas empresas con buena sintonía con el Gobierno aprovechan esta situación para discutir otras cuestiones ajenas al problema.

“Nosotros vamos a cumplir lo que firmamos”, manifestaron dirigentes sindicales, e insistieron en resaltar que el acuerdo por el préstamo del Fondear ya fue aprobado por todas las partes.

“Hacemos responsable al Gobierno y algunas empresas de Apymel si se cae el acuerdo”, denunciaron los gremialistas.