La herencia: desde la nueva administración denuncian que les dejaron una deuda de más de 120 millones de pesos

0
646


Contradiciendo a lo que el intendente saliente expresó en el discurso de traspaso de mando, los actuales encargados de la hacienda municipal declararon que existe una deuda flotante de más de 120 millones de pesos, compuesta por 97 millones con proveedores y otros 22 con monotributistas.

Fernando Chamorro, flamante secretario de Producción y Finanzas, junto con Daniel García, subsecretario de Hacienda y Finanzas, hicieron su debut ante la prensa exponiendo la crítica situación que atraviesa el fisco local y reclamaron un urgente y voluminoso ajuste del 60 % en la Unidad de Cuenta Municipal (UCM) a fin de poder garantizar la prestación de los servicios básicos.

Según los cálculos aportados por los funcionarios, la variable que determina el valor de los tributos locales se encuentra atrasada en un 70 % si se consideran los aumentos que durante este año se registraron en los tres elementos que componen la fórmula: combustibles, salarios e índice de precios al consumidor.

Además, aprovecharon para cuestionar a la administración anterior al señalar que “fueron irresponsables al no realizar el ajuste en el mes de julio, en medio de la campaña electoral”, aludiendo una maniobra demagógica por parte de la gestión de Toselli.

“No se trata de un aumento sino de una actualización por inflación conforme marca la Ordenanza vigente. Nosotros estamos planteando un proceso de saneamiento de la administración, de una forma lógica”, argumentó García y resaltó que “si esto no se logra no vamos a poder funcionar”.

En el mismo sentido, los funcionarios expresaron el compromiso de la administración por lograr el equilibrio fiscal no solo a través de un aumento en los ingresos sino también haciendo más eficiente el gasto. “Estamos atacando las ineficiencias en el día a día”, señaló Chamorro y detalló que se está haciendo un minucioso relevamiento para ordenar la planta de recursos humanos. “Hay procedimientos que se realizan de forma desordena y generan mayores costos”, completó García y ejemplificó situaciones referidas al pago de horas extras que no se ajustan a las normas de referencia.

Los responsables de la administración adelantaron que están preparando un informe más completo sobre el estado de las cuentas públicas y no descartaron proponer un cambio en la forma de actualizar las tarifas como así también, una posible recategorización de zonas, con diferentes cargas según los servicios que se brindan.

“Perdimos el control de los servicios públicos”

Con la misma tónica crítica, el flamante secretario de Gestión Ambiental y Territorio, Luis Zamateo, señaló que “perdimos el control del servicio público”, en alusión a la incapacidad que tiene el Estado local de realizar las prestaciones con recursos propios.

“Cuando se tercerizan los servicios nos quedamos sin alternativas porque si no hay plata para pagar los contratos, los trabajos no se hacen”, expresó el funcionario. Y puntualizó que este tipo de situaciones se experimentan en servicios esenciales, como desmalezamiento, albañilería y movimientos de residuos en la planta de tratamiento.

En el mismo sentido, en referencia al reciente informe presentado por la administración municipal, Zamateo señaló que “estábamos al tanto de la situación del Corralón, pero no deja de sorprendernos el estado en que encontramos la maquinaria municipal”.

Y concluyó: “Tenemos que recuperar la jerarquía de los mandos medios, que son agentes de planta del municipio. Esos cargos fueron reemplazados por personal político y en momentos como estos, donde hay un cambio de gestión, nos encontramos con que la actividad queda paralizada”.